viernes, 20 de enero de 2012

Umbral

votar
Retomando el hilo que construye lo infinito, llego hasta aquí, a mi origen; buscando la tranquilidad y quietud de los silencios sin espacios y sin memorias. Llego buscando para encontrar un nuevo cause, y otra causa para seguir buscando lo que causa nuevos causes, y así sucesivamente... hasta el infinito.
¿Que es el infinito? ¿Donde esta? ¿Alguien lo ha visto? Yo, no. Pero supongo que lo puedo encontrar después de las causas de hoy, o antes de los causes de mañana. Algún día. Pronto.

Me siento asintomáticamente demasiado curiosa, y vulnerable. También nostálgica y melancólica: necesito irme antes de regresar. Allá, donde siempre hay sol y beso el mar, soy neutralmente neutra y pienso frio cuando descalza navego explorando universos. Y es curioso o raro, pero solo cuando vivo este caos que me sacude, renueva, y transforma hasta el tuétano -las causas, y los causes-, las letras me fluyen libres hasta por los poros: Cuando me duele el alma, me convierto en poesía. Entonces me encuentro.

Que siga la fiesta!



5 comentarios:

  1. Saludos, y buen año a todos! Prometo escribir una vez por semana. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¡lo arreglaste!Ya se puede picar en tu blog sin que desaparezcas como arte de magia ...Pero...¡ya ha pasado más de una semana!

    ResponderEliminar
  3. Cuando duele el alma, alguno, presa de su dolor, grita, grita y grita...al infinito, que se queda mudo ante tanto dolor. Otros, toman las armas contra sus hermanos o las vuelven incluso contra sí mismos. Otros, es verdad Urlanda, se convierten en poesía...
    Faltan poetas ¡muchos poetas! y sobran pistoleros, sobran balas y faltan versos, sobra dolor y falta esperanza ¿no te parece, Urlanda?

    Me alegra que retomes el hilo...aunque te sientas vulnerable, aunque no sepas del infinito y de sus secretos, aunque no sepas que, al otro lado de ese infinito esquivo, secreto y evocado, muchos te hemos echado en falta, quizá porque sin tí nos sintamos algo mas inseguros, algo mas perdidos, algo mas lejanos...

    ¡Un beso!

    Ananda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No necesito que me añoren, necesito que estén a mi lado y me abracen.

      Yo.

      Eliminar
  4. El que añora, necesita exactamente lo mismo que tú...y aunque tú no necesites que te añoren...añorar es siempre un primer paso...

    Ananda

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..