jueves, 20 de enero de 2011

El futuro es mañana

votar
Hace días desde mi ventana el cielo era marrón. O gris. Como para detener las horas y salir corriendo a buscar otro. Pero hoy, en esta oscura madrugada el cielo se ha vestido de viento y ha entrado la Luna a imponerse impecable, como solo ella. Desconozco a dónde voy o cómo ir por este horizonte sin estrellas, y sin embargo lleno de aire y tiempo. Ya amanecerá.

Que son diez años sino toda una colección de vivencias y de historias. El tiempo no cambia, cambiamos nosotros. Cambian las ideas, el estilo; nos cambia el corazón y a veces nos vuelve más humanos. Y aunque distintos seguimos siendo los mismos. Es decir, conservamos el mismo color de ojos con el que hemos nacido pero no la misma visión.
Este recordar que el alma nos va y viene entre un año y el otro, no es sino para afianzarnos en el presente. En el aquí y ahora.
Siempre me divierte la vida. Aunque fluya lento. ¿O será que va más rápido? Ahora digo que no le temo al futuro, sino a su fugacidad desde mis ojos.

¿Qué milagro nos mantiene vivos?

4 comentarios:

  1. Sigo con el espíritu volátil. Como en los últimos meses. Que este año sea bueno para todos ustedes. Gracias por estar siempre cerca.

    ResponderEliminar
  2. El instinto de supervivencia.
    Aunque a veces falla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Mira, analiza, investiga, contempla...Llena tus pensamientos de experiencias...Refléjate en los ojos de los niños, descúbrete en las pupilas de los amantes ansiosos de escapar a la muerte...perdiéndolo todo en el orgasmo...incluso la propia vida. Compréndete en la visión blanquecina de tu reflejo brumoso en los ojos de los viejos...de los viejos...niños de nuevo al final del ciclo eterno.
    Ahí está la explicación que tanto buscas y anhelas...
    No hay lentitud, no hay rapidez...hay vida, somos nosotros y nuestros pensamientos los que matamos la vida, y creamos el tiempo, sueño artificial a nuestra medida, construimos...la verdad, la realidad...No hay tiempo, Urlanda, no existe.

    Eres, hoy, la misma niña que veía a otras niñas, y a otras mujeres, y no resistía la tentación de compararse para...crecer y sentirte inmensamente hermosa, esfuerzo inútil, porque era inevitable, desde el mismo instante de la concepción en que los gemidos de placer y de alegría de tus padres te reclamaron a su lado para la Vida...que te convirtieras en la maravillosa mujer que eres hoy y que aún tiene en su interior a esa niña...y a la hermosa anciana en que te convertirás...Siempre has sido Urlanda, Urlandaniña-adolescente-joven-mujer-ancianaUrlanda, y siempre lo serás...porque así es como debe de ser. Disfruta del Viaje, apura la copa, todo su contenido es para tí.

    ¡Un beso lleno de vida!

    Ananda

    ResponderEliminar
  4. jajjajja Este Ananda es la repera!!!

    Me pareceré algún día yo a él? ... o ya me parezco? ... Cielos!

    Pero, no era una pregunta retórica????

    jajjajaja

    ¿qué milagro nos mantiene vivos?

    El milagro de los amigos, puede ser?

    Diga que sí, señorita Urlanda!

    :-D

    rojomalvada

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..