miércoles, 26 de enero de 2011

Dulce sal

votar
Era septiembre y sin buscarte, entre pixeles y flores sin espinas te encontré. O me encontraste, no sé. Pero alguna cósmica conspiración sucedió para que tus labios coincidieran con los míos. Y sin principios empezamos conociendo. Suponiendo. Asimilando. Descubriendo. Y no enmendamos el mundo, pero la parte que habitamos, se ilumina con la oscuridad de las caricias sonrientes de presentes y silencios. Luego, poco a poco, me perdí entre la risa de tus ojos y las caricias de tu voz.

Y perdida entre tus alas me encuentro.


7 comentarios:

  1. Hoy recordé aquel nocturno presagio que, aunque suene peligroso, sigue siendo mágico:
    - Si repites mi nombre tres veces mirándome a los ojos, en noche de Luna llena, serás mío toda la vida.

    ResponderEliminar
  2. Toda la vida?

    No sé yo si eso es buena idea...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Toro, toda la vida es muy poquito tiempo quizás. Además, no se trata de ideas sino de destinos...

    Un gusto saludarte. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Prefiero 1.000 veces, 10.000 veces, 100.000 veces, 1.000.000 de veces, las sonrisas en los preciosos ojos y las caricias en la aterciopelada voz de las amigas ... a las promesas de amor eterno de ningún cuentista con verborrea impenitente ...

    Lo sé, sí, lo sé, ... el romanticismo no nació cuando yo nací, no es lo mío (sorry) ... pero sí se me dan bien otras cosas, la amistad, por ejemplo ..., o eso creo, :-)

    Un besote, guapísima!

    ResponderEliminar
  5. Y me torturan los besos que no aún no he dado...y la transparencia de tu vestido que deja traslucir la perfección de tus nalgas perfectas, crucificadas por una braguita minúscula de algodón blanco...Y miro mis manos y sé que aunque no podrían sostenerte serían capaces de descarnarse en un último intento por retener lo que tú, amor, jamás has dado...
    Y hablas de mis ojos, inolvidables dices, y de mi ternura...que te desconcierta y te abruma, y pasas tus dedos por mis labios una última vez, en un intento vano de recordar el placer que te han dado...y hablas de mi voz, que cuando se llena de deseo, de deseo de tí, se convierte en el susurro mas irresistible...en el rumor mas sensual, profundo, profundo como el mar...como ese mar que empiezas a sentir siempre, en tu interior, como una marea alta, en una sucesión imparable de pulsiones, en lo mas profundo de tu intimidad, imparable, potente, salvaje y loco...pero no es suficiente... Para tí nada es suficiente...nunca...y te vas...
    Grito tu nombre en la oscuridad, pero tu, amor, ya no estás...


    ¡Un abrazo y un beso fuertes!

    Ananda

    ResponderEliminar
  6. Urli, amiga del ciberespacio ¡qué dulzor¡¡¡ Por el contrario de Rojoescarlata, soy romántica por antonomasia. Es solo que últimamente mis escasas musas, tienden mas a lo cotidiano rehuyendo de lo romántico. Pero tú has conocido alguno de los míos, aunque no tan bonitos como los tuyos, niña. Espero estés bien de verdad.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias a tod@s por sus visitas, me alegra siempre leerles aun cuando ande medio vaga siempre les leo.

    Ananda, me dejas sin saber que decir. Tus palabras desnudan sentimientos.... aunque la perfección no existe ;)

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..