domingo, 10 de octubre de 2010

Cuando quieras te lo escribo

votar
Vino un aire con sabor a otoño, un aire loco igual que octubre y despedazó la rara quietud que había llegado de repente. Y de repente tampoco sé qué me sucede.

Sera el clima. O el viento.

Y sucede que pienso que secuestras mis sueños. Apareces dentro de mis zapatos, oculto, como infiltrado entre las huellas de mis pies. Ridiculizas mis miedos. Me espantas la pena de imaginarme en el vacio de los nudos libres. Eres al tiempo, casi compartido, sencillo como el aire y enigmático como las hormigas. Siempre, aún cuando no te llamo, vuelves.

Anoche desde lejos, cantaste para mí, sereno y tranquilo como sabes ser desde que conozco tus ojos. Por un instante me quede muda. Emocionada. Inmóvil, por las cosquillas que nerviosas se me conjugaron en la pansa o.. quién sabe dónde, pero algo sucedió en algún lugar. Tú cantabas con los pulmones entusiasmados, valiente y seguro. Yo, atenta escuchaba del otro lado de la línea, mirando el techo del cuarto. Casi pude intuir tus labios bailando al son de tu canto. Entonces me abandone a la melodía y a tu voz. ¡Como me gusta tu voz!

Supongo que te trajo el pensamiento o quizás la memoria de mil deseos suspendidos en el tiempo. O fue nostalgia. No sé.

Tu voz te trajo anoche, para volverte a ver..



4 comentarios:

  1. Y de repente me doy cuenta que solo una vez me he desnudado, solo una vez me he permitido estar expuesto y sentir miedo, miedo a sentir a dejarme querer a dejarme amar a sentir ese amor, hoy entiendo que ese valor que mostre esa temple y seguridad, no eran mas que la mascara de mi desnudes...
    Y cuando quieras te lo escribo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. "Siempre, aún cuando no te llamo, vuelves."

    O serán mil silencios contenidos que te buscan sin querer.

    ResponderEliminar
  4. "Siempre, aún cuando no te llamo, vuelves."

    O serán mil silencios contenidos que te buscan sin querer.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..