lunes, 7 de junio de 2010

27, y jugando a ser grande

votar
Caminando descalza por una playa, bajo la noche impredecible con piel de Luna, acompañada por el recuerdo de una estrella que al ceder la tarde irrumpió en el naranja del cielo, como quien se desune del universo que lo sostiene. Pienso, con la claridad que empieza a tener lo entrañable cuando se añora, la primera vez que nací: Porque uno, a veces se pare a sí mismo, para nacer todos los días. Cualquier año es bueno para nacer, todos llevan cielos con prodigios, estrellas, y desventuras.

Cierro los ojos del tiempo: Y veo mi silueta con rasgos suaves, recargada en el viento, no estoy inmóvil, puedo imaginar el futuro y que en cualquier momento podría moverme hacia él. Con la melena suelta y en desorden, al mismo tiempo misteriosa y nítida, secreta y sabida desde mucho antes de ser vista, hablando sin hablar de un pequeño mundo en el que la libertad es un valor trascendental.
En ocasiones, nos pasamos la vida viendo vivir a los demás, mientras hacemos el intento de encontrarle forma a nuestra propia vida. Y quien sabe porque, supongo que por vanidad, a veces entendemos mejor las razones de los otros y creemos saber con toda exactitud lo que debían decidir en cada caso, aunque nos paralice la maraña de nuestro propio futuro y no tengamos en ciertos días ni la menor idea de qué hacer con el presente más inmediato. Ver vivir a los otros es el mejor espectáculo. Hay cielos que es difícil beber en silencio, pero que no se atreve uno a contar.

Quiero cerrar los ojos y beber el mundo. Si miro bien no sé por dónde se empieza a hilar la tela. Tengo las neuronas llenas de historias con memorias compartidas y no sé cuál va primero, o si las razones tienen razón, ni cómo se adivina el presente.
Todo en la vida es único, irrepetible, atípico, fugaz como las estrellas que iluminan con estornudos de risas y lluvia. Y quiero jugar a que no pasa nada, no pienso nada, nada recuerdo, nada temo y todo me da risa. Quiero jugar a que no es mi cumpleaños, a que fue mi cumpleaños, a que un día no sabré mi nombre. Ni el de mis amores. Quiero jugar a que me quiso quien no me supo y saber que me quiere quien me sabe. Quiero jugar a que no existe el mes, ni estoy para escribir nada cuando sólo quiero escribir: no sé, no entiendo.
Escribir, como soñar o enamorarse, es una forma de viajar. Me han pasado tantas cosas, tantas pequeñas grandes dichas, que los días los meses y los años se comieron uno al otro y apenas escribo ahora. Escribo esto, mientras anochece, y es domingo.

Punto: Junio es mes de cumpleaños. Y yo siempre disfruto los cumpleaños. Me gustan los abrazos, la certeza de que abundan el cariño, la lealtad, la compañía, el gusto de vivir en el mismo siglo. No se me antoja nada pero, considerando la alternativa, pienso que mi deber es festejar. En unas horas, cumpliré 27. Y quiero jugar a que vivo viva, sin arrepentimientos y sin angustias.

5 comentarios:

  1. Veintisiete años no son muchos, ni pocos. Son justamente los necesarios para saber que la vida te hace mujer, te enseña a ser hija, hermana, nieta, sobrina; y sin embargo, es uno quien se encarga de aprender a ser madre. Y a vivir.

    Feliz no cumpleaños a tod@s :)

    ResponderEliminar
  2. Muás, muás, muás, muás, muás, muás, muás, muás, muás, muás, ( cojo aire y sigo)
    muás, muás, muás, muás, muás, muás, muás,
    muás, muás, muás, ( buf, buf...otra bocanada de aire y sigo siguiendo)
    muás, muás, muás, muás, muás, muás y muás !!!!!

    FELIZ CUMPLEAÑOS, Urlanda. Pásalo bien hoy y todos los días de tu vida. ¿Me guadarás un poco de tarta?

    ResponderEliminar
  3. Leyéndote parece que cumplas 270.
    Tu madurez es envidiable.
    Muchas felicidades.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Luis, sabes que el cariño y sentimiento son recíprocos. Más besos para ti.

    ResponderEliminar
  5. Señor Toro, aún sigo pensando si eso de los 270 es un alago o no.. necesito mas días.. Jajaa
    Gracias por las FELICIDADES.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..