sábado, 6 de febrero de 2010

Amores y quimeras

votar
Quisiera poder, o tener el valor de, arrancarme el corazón y salir airosa y continuar viva. Quisiera no sentir. Quisiera que no me doliera el alma. Quisiera ser humo y consumirme o evaporarme en silencio.
Me duele el amor. Ese amor que no me mira. Y es entonces cuando me doy cuenta que todo es una estúpida estupidez. Y entonces, quisiera arrancarme la memoria y la costumbre de esos besos. Quisiera desvestir las huellas y poder ahogar la dependencia de esos brazos asesinos. Me duelen los años y los días que vivía muriendo. Me duelen esas palabras, punzocortantes, que me llegan como flechas: Finas navajitas certeras que enmudecen la razón. Me duele la vida, y la memoria de un amor que no era amor.
Supongo que con el tiempo, y la distancia, olvidare. Te olvidare. Y posiblemente, cuando mi olvido te llegue, empieces a recordarme y me extrañes. Pero estaré lejos, y ya será tarde: Ni venganzas ni rencores. Esto es la vida, ya sabes.
Olvidar. Que difícil olvidar cuando los recuerdos se resisten, cuando la memoria te traiciona y resbalas en terrenos enfermizos. También olvidare esos alacranes y pirañas que asfixian e infectan las paredes de mis neuronas.

Punto y aparte: Y en la distancia: Tímido guerrero espectador de mis tormentas y huracanes. Curando mis heridas con paciencia, despacito, con amor. Llenando mis arterias de alegrías, y caricias que no se sienten pero alivian el corazón.
Acepto tus besos sin postal. Pero ahora necesito, más que nunca, poder llorar acurrucada hasta quedarme dormida junto al calor de tu alma. Tu alma enamorada de mis delirios, de mis risas y mis locuras. Y quizás no despertar, o despertar en otro lado, donde la vida ya no exista, ni el tiempo sea el mismo, donde los sueños no se duerman y las almas no se pierdan.
Me hace falta amar, saber amar y que me amen lejos y fuera de un plano astral. Mientras tanto, todo lo demás son quimeras.

Pregunta con respuesta: ¿Quién es más peligroso, un alacran o una piraña? Yo aún no lo sé. Sin embargo, agradeceré a la vida (o, a la piraña) por el alacrán que se llevó.

8 comentarios:

  1. Amar y que te amen.
    No es fácil eso.
    Al menos en su estado ideal.
    El amor auténtico no se prodiga mucho.
    Los sucedáneos si.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Toro, ¿Y qué es el amor? ¿Existe alguna definición exacta?

    ResponderEliminar
  3. Guerrero Secuestraguaraníes6 de febrero de 2010, 14:11

    Sí. Existe.
    Pregúntaselo al alacrán. Él siente amor por su picadura, de la misma forma que la piraña siente amor por su voracidad. Urlandita tendrá que defenderse del amor destructivo y del que nada bajo el agua gracias a su amor por sobrevivir al veneno del fracaso y al mordisco de la distancia.
    Y aunque no sabe ahora cómo, lo conseguirá.

    ResponderEliminar
  4. SRA. SOLO EL TIEMPO CURA LAS HERIDAS QUE AL ALMA NO LE DA GANA CURAR....SI EL ODIO DA MUERTE A UN SENTIMIENTO, SOLO EL PERDON Y EL AMOR HACEN SANAR...

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, gracias por tus palabras, por el consejo, y por tu visita. Pienso lo mismo, solo el tiempo consigue resultados. Sin embargo, eso de “Sra.” no se lo permito a ningún anónimo, que lo sepas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. HOLAA SOY NATI,PASABA POR AQUÍ Y ME LLAMÓ LA ATENCIÓN TAN INTERESANTE BLOG,SABES? TIEN ALGO ESPECIAL,¡ES MAGICO! Y HE DECIDIDO QUEDARME YO NECESITO LA MAGIA PARA VIVIR,FELICIDADES POR TU BLOG.
    ¿QUIERES CONOCER EL MÍO? SE LLAMA: "LOS CUENTOS DE NATI". SI TE GUSTA SERÁ UN HONER QUE TE QUEDES. HASTA PRONTO BESOS NATI.

    ResponderEliminar
  7. Que te puedo decir

    Solo el tiempo cura las heridas

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola Patricia! Si, el tiempo, solo el tiempo tiene el poder de curar y sanear heridas y grietas que el mismo tiempo puede hacer.. ¿Curioso, no?
    Gracias por tu visita. Saludos.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..