domingo, 3 de enero de 2010

Un año diez

votar
Se suponía que este año debía empezar distinto, y así es. Es distintamente igual de diferente a otros años respecto a sus trecientos sesenta y cinco días repartidos en sus doce meses. Fuera de eso, todo es una incógnita anual sin confusiones.

Me propuse iniciar el año sin los mismos propósitos que siempre dejo inconclusos. Y pienso seguir así: solo planificare realidades. Lo demás, será espontaneo como la misma vida.
Y aun cuando no tengo claro mi futuro inmediato, por fortuna no soy vidente, no temo seguir avanzando con el destino expectante, deseoso por ser descubierto.
Lo único que tengo claro en estos pocos días es haber despertado más consciente, más viva, más alegre, más optimista, y más segura de seguir caminando. Y caminar agradecida por el aire que respiro, por las sonrisas sinceras y la alegría de Emiliano, mi hijo; por la salud que palpita y fluye roja en las venas de los míos, mis seres amados; por el amor que todo lo puede, todo lo espera, y todo lo soporta sin rencores ni resentimientos.

Este año desperté distinta, enamorada de la vida y de un amor intenso como los huracanes, amor que cultiva mis alas. El amor es como la fe: es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Y hoy desperté con muchas alas, como los pajaritos.





Yo estaba conduciendo por la carretera. Los árboles me pasaban por la derecha de manera ordenada a 60 millas por hora. De repente uno de ellos se cruzó en mi camino. 

John Von Neumann.


8 comentarios:

  1. Un árbol indisciplinado. Mala suerte.


    No dejes que nada te baje de ahí.
    Me alegro por ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Perfecta forma de iniciar el año, con amor, confianza, y agradeciendo lo que tenemos que a veces es más de lo que imaginamos.
    Besillos cielo

    ResponderEliminar
  3. Bella anotación, llena de emosion y ternura, ¡vivir la vida espontáneamente!, eso suena interesante, diriase que es la máxima aspiración, vivir espontaneo, vivir cada instante tal como se presenta, es todo un ideal. Os deseo un gran año.

    ResponderEliminar
  4. Y que el cantar de los pajarillos te alegre el camino, el de cruzar los cielos con tus alas. Urlande, que sea un gran año.
    Y perdona que esté tan perdido, pero estas fechas y tantas compras me robaron el tiempo, sino lo sabrás cuando leas a Bonifacio. Jajaja.

    ResponderEliminar
  5. Toro, no no es un árbol indisciplinado. Es un árbol diferente, especial y atrevido para bien. No es mala suerte, es una bendición.

    Feliz año!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Tani, por tus buenos deseos. Muchos besos y mejores días y oportunidades para ti.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
  7. Psigetdo (que curioso Nick), muchas gracias! También deseo lo mejor para tu vida y tus seres queridos. Que nos sea un año espontaneo y muy intenso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Capitán, mi buen amigo y Capitán de puertos y mares soñados e imaginados, muchas gracias por estar y seguir ahí. Siempre leyéndome y dejando tus mejores palabras de fuerza y ánimo. Que este año sea magnifico también para ti, que se cumplan tus sueños y anhelos!

    No te preocupes si andas perdidillo, yo ando igual: atareada en mil cosas.

    Un besote y muchos abrazos.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..