domingo, 13 de diciembre de 2009

Pedacitos infinitos

votar
Me muerdo los labios, si..., lo hago cuando estoy nerviosa y también, cuando divago entre telarañas y surcos que tejen mi cerebro, y por supuesto, me como los labios cuando escribo. Me gusta mucho escribir, aunque todavía no logro hacer un texto que me infle el alma en sentimientos orgásmicos perpetuos. Adoro la música, y no soy racista: escucho de todo sin discriminación de géneros ni cantantes, tan solo dejo fluir la armoniosa mezcla y me hundo en espiral como asexuada relación sinfónica de cuerpos y partículas: traduzco rítmicos susurros en fragmentos de vidas, melódicas historias. Y aunque no canto bien, mientras escribo lo que dicta el impulso armonioso de mis manos que bailan al son de lo que en el momento escucho, también canto… pero solo un rato, porque el impacto de mi arrítmica voz desentona con el baile de mis grafías.




Colecciono libros. Soy una fetichista literaria que exhala el aroma de la tinta y desviste letras con la nariz. De niña, comía enciclopedias, revistas y cuentos por el solo gusto de sentir en la punta de la lengua el saborcito del papel fusionado con letras. Puntos y comas enredados en el alma y en la boca.
No me gustan los gatos. No es que tenga algo contra ellos, simplemente es que no es de mi agrado sentir su tierno cuerpecillo escurriéndose y ronroneando por mis piernas…, bueno, me agradan un poco, pero solo tantito y nomas porque son muy enigmáticos y seductores. Tengo una fijación con la limpieza y me encanta que la gente huela rico, que me sean agradables al paladar sentimental (y bucal también). Me gusta identificar etapas de mi vida con perfumes, mi favorito se llama… no puedo mencionar solo uno porque tengo varios favoritos, mi aroma siempre es distinto: todos los días soy distinta sin dejar de ser yo misma. Aunque, hay un perfume que uso únicamente en ocasiones especiales, o cuando hace frío, que para mí cuenta como ocasión especial.
Soy soñadora dormida y despierta, siempre sueño. No me gusta que el pesimismo se me cuele en las arterias, por eso filtro mis sueños dentro del cucurucho de la realidad. En ocasiones soy medio ingenua y despistada. Me gusta mucho reír, lo hago muy seguido sola o acompañada, el caso es reír para dentro y para fuera, y antes que de nadie me rio de mi.
Creo en las señales, y en la relación que existe entre ellas, todo pasa por una razón. Y por lo tanto, me encanta trazar mapas..., supongo que escribir significa encontrarme y entregarme en pedacitos.

15 comentarios:

  1. Urlanda...

    Me alegra mucho haber encontrado tu espacio. Sin duda, un blog cargado de sentimiento y muy bonito. Se nota que pones amor en lo que haces, y eso transciende a tus letras. Con tu permiso, por aquí me instalo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Félix, muchas gracias por lo agradable de tus palabras.
    Adelante, ponte cómodo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Para agregar a su lista de fetiches debe saber que: los gatos son capaces de transmutar la energía; los libros viejos, a diferencia de los nuevos, eligen a sus lectores; que el flamenco, más que ninguna otra música, la dejará cara cara con la luna.

    ResponderEliminar
  4. Vaya, no sabia eso.. gracias por compartirlo conmigo.
    Sinceramente, señor Flenning, sus palabras me han sorprendido. Es que no entiendo como el flamenco me pondrá de cara a la luna..
    Lo de los libros viejos ¡woow! tiene su misterio.

    Saludos. Y sea usted bienvenido.

    ResponderEliminar
  5. Urlanda al trasluz.
    Me gustas Urlanda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Urlanda, me gusta como escribes. Por cierto, me ha encantado conocerte a través de tu descripción. A ver si un día me describo yo también.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  7. Toro, gracias.
    A mi me gusta lo concreto de tus palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Lo del flamenco y la luna es lo más fácil de explicar: Vea, oiga: http://www.4shared.com/file/151397663/f084136b/12_Sueo.html

    ResponderEliminar
  9. Hola navegante, me alegra que te gusten mis escritos. Pienso que es más fácil escribir de alguien más que de uno mismo, pero seguro que lo harás muy bien cuando te describas, será interesante conocerte. Y desde ahora siéntete bienvenido. Muchas gracias por la visita. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Muy bien, señor Flenning. Mirare y escuchare.

    ¿Que es, entonces, lo mas difícil de explicar?

    ResponderEliminar
  11. Me gusto. Me gusto mucho. La voz de Javier Ruibal es hermosa. No sabía que el género era flamenco, de haberlo escuchado antes hubiera dicho que era trova.. seguro que eso hubiera dicho.

    Nuevamente agradezco que compartiera conmigo esto que no conocía.

    ResponderEliminar
  12. Usted dio por bueno lo más dificil y duddo sobre lo más sencillo. Para explicarle lo de los gatos me haria falta un gato, un mapa, y muhca fe de su parte.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja.. Hecho. Ya tiene la tercera de las tres cosas que le hacen falta, y que pongo yo. Las dos primeras corren por su cuenta.

    Pero, deje le aclaro que no he dudado respecto a nada de lo que me ha dicho, simplemente soy curiosa y pregunto todo desde que tengo memoria..

    ResponderEliminar
  14. Me encanta esta entrada, Urlanda. Tu declaración de principios. Creo que fue de lo primero que leí de ti, y me atrapó.
    Felicidades, veo que tu blog va creciendo.

    ResponderEliminar
  15. Gracias Capitán, tu si que has sido un fiel seguidor ;)

    Si, va creciendo. Creo que todo se debe a la foto de la cabecera del blog, gracias.

    Un besote.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..