martes, 15 de diciembre de 2009

Abetos, pinos y acebos: orígenes del árbol de Navidad

votar
Los Árboles de Navidad de manera decorativa y simbólica, tienen un papel importante en las fechas navideñas.

Desde tiempos remotos cuando los dinosaurios habitaron la prehistoria, hasta la llegada de Adán y Eva en el huerto del Edén, los árboles tienen un significado muy especial en la vida del hombre. Culturalmente, el árbol posee distintos simbolismos de origen antropológico, místico y poético: ahonda sus raíces en la tierra y se levanta hasta el cielo; por eso en muchas religiones, sobre todo en las orientales, el árbol es un signo de encuentro con lo sagrado.



Es muy común el que los árboles estén relacionados con la fecundidad, el crecimiento, la sabiduría y la longevidad. En Mesoamérica el ahuehuete es considerado sagrado. Las tribus nórdicas europeas y americanas como los druidas, tenían árboles sagrados alrededor de los cuales se reunían para ritualmente entrar en comunión con Dios. Se dice que de alguna manera el árbol de Navidad recuerda la redención. Las luces representan la luz de en nuestra vida. Y la estrella que en algunas ocasiones se coloca en la punta del árbol representa a la estrella de Belén que anuncia la salvación a la humanidad.

Leyendas y mitos
El árbol de Navidad tiene sus orígenes en la antigua creencia germana de que un árbol gigantesco sostenía el mundo y que en sus ramas estaban sostenidas las estrellas, la luna y el sol. Esto explica la costumbre de poner a los árboles luces de colores llamativos.


Se dice que la usanza del árbol adornado y venerado empezó por los druidas que habitaban el centro de Europa, cuyas creencias giraban en torno a la sacralización de todos los elementos de la naturaleza. Estos pueblos celebraban el cumpleaños de uno de sus dioses adornando un árbol de hojas perennes, y esta celebración coincidía con la fecha de la Navidad cristiana.
El primer árbol de navidad fue decorado con sangre. O esa es una de las leyendas que se saben en relación al árbol que todas las navidades es colocado en la mayoría de los hogares de América y Europa. El árbol tenía el nombre de Divino Idrasil (Árbol del Universo), en cuya copa se hallaba el cielo, Asgard y el Valhalla; mientras que en las raíces profundas se encontraba el infierno.

Esta leyenda menciona que en la Alemania precristiana se realizaban dos ritos: el primero al Dios Odín (“padre de todos” según la mitología escandinava). Su rito consistía en que un grupo de guerreros se reunía en torno al roble sagrado de Odín y a manera de tributo, ofrendaban las vidas de los prisioneros de guerra.
El segundo rito estaba dedicado al Dios Thor, (hijo de Odín. Considerado como el más fuerte de todos los Dioses nórdicos). Al finalizar la ceremonia, encendían la punta de cada hoja del árbol y apilaban las palmas en forma de pirámide formando una hoguera en su honor.

En algunos países centroeuropeos, el acebo es conocido como 'árbol de los sátiros', ya que se pensaba que era útil para alejar a los espíritus de la noche y otros gnomos maliciosos. También los monjes medievales utilizaban este ejemplar para ahuyentar a los malos espíritus. Pero estos ritos sufrieron un cambio importante a partir del siglo VII, con la llegada a Alemania de un monje que fue conocido como: San Bonifacio. Al darse cuenta de los sacrificios humanos que practicaban los nativos en el roble dedicado a Odín, San Bonifacio decidió usar un abeto para evangelizarlos a través de él.





Según estas leyendas, así fue el origen para del Árbol de navidad que conocemos hoy en día, ya que es la primera vez que se usa como un ícono relacionado con la cristiandad. Con el paso del tiempo, esta idea se esparció por algunas provincias de Alemania y para el siglo XVI, la gente ya empezaba a tener la costumbre de colocar un abeto en sus hogares.
El dato que más se acerca a la actualidad se registra en la Alemania del siglo XVII. En 1605, un árbol fue decorado para ambientar el frío de la Navidad, costumbre que se difundió por todo el mundo. El Árbol de Navidad llegó a Finlandia en el año 1800; en Inglaterra en 1829, y fue el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria quien ordenó adornar el castillo de Windsor con un árbol navideño en 1841. De Inglaterra pasó directamente a Estados Unidos en tiempo de la colonización. August Imgrand, un hombre de Ohio, fue quien instaló el primer árbol navideño en 1847, desde entonces es este país el que ha abanderado la instalación de adornos por Navidad. En esa época inició otra costumbre: que fueran las mujeres quienes realizaran las decoraciones navideñas, como ángeles, pequeñas bolsas que contenían regalos secretos, canastas con almendras azucaradas y velas.
Desde la antigüedad hasta nuestros días, una de las tradiciones que el cristianismo permitió sobrevivir entre las costumbres paganas es, precisamente, la del Árbol de Navidad, que se ha instaurado como uno de los elementos más imprescindibles entre los adornos con los que emperifollamos los días navideños.

10 comentarios:

  1. Muy interesante. Oye, ¿ud. allá montáis un Portal de Belén? ¿Sabes lo que son?

    ResponderEliminar
  2. Si. Pero aquí se llaman Nacimientos. Y simbolizan el nacimiento de Jesús, en Belén.

    ResponderEliminar
  3. Hola,

    Tienes un detalle en mi blog :)

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante.
    Espero que no haya exámen en el próximo post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Menuda disertación nos diste sobre el origen del Arbol. Excelente, muy bien documentada y mejor escrita. Gracias por este genial post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Chema, muchas gracias. Ya paso por el.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Toro, no te preocupes. Los exámenes no serán escritos.. Jeje

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Felix, de nada. Me alegra y me gusta que te gustara.

    :)

    ResponderEliminar
  9. Biennnnnnn, esto es el ejemplo de lo que debe ser también Internet, un vehículo de cultura y conocimiento. Es común entre las personas llevar a cabo determinados ritos o costumbres y no saber y lo que es peor no preguntarse el origen y significado de esas cosas que hacemos. Con tu explicación ya sabemos bastante de nuestro mundo.
    Los arboles, todos (sin excepción), son una de las maravillas de la naturaleza, incluido los que adornamos por estas fechas.
    Ellos están ahí, silenciosos, humildes, longevos y haciendo bien a todos sin que se les note. En una mayoría de casos somos nosotros quienes les atacamos con fuego, sierras, venenos y ellos indefensos contra nosotros, solo se mueren.
    Ojalá aprendiéramos de nuevo a respetarlos como se merecen. De esto (respetar a la naturaleza), las antiguos sabían más que nosotros.
    Gracias por tu post.
    Juan Francisc

    ResponderEliminar
  10. Gracias Juan Francisco. Me gusta que te guste. Pienso como tu, también me gusta aprender mientras navego por internet.

    Saludos y gracias. :)

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..