miércoles, 18 de noviembre de 2009

Lunarda esponja

votar
Lunarda es un poco egoísta.
De compartir solo comparte el oxigeno que respira y no es de nadie.
Su tiempo es suyo y no lo pierde, lo aprovecha.
Y nutre su vida de gente que aprecia y quiere un poco, o mucho.
Nunca dice cuanto, lo demuestra.
Entonces, Lunarda es de pocos amigos.
No se complica la vida ni se la complica a nadie.

Un día, Pepito llego en una cajita de colores luminosos y llamativos,
con una cartita que decía: “Made in España, zona horaria incluida.
No se aceptan devoluciones”. Lunarda pensó que seria cosa del azar o coincidencia, pues estaba ahorrando penis y peniques para mandarse comprar un amigo imaginario por internet.

Pues resulta y resalta que Pepito salio un poco cachondo, exhibicionista, gracioso y depravado, cosa que Lunarda le celebraba y aplaudía.
Pero el colmo fue cuando el imaginario de Pepito,
se quejo ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos
acusando a Lunarda de aprovechada, tirana, absorbente y explotadora (sexual).
Lo que Pepito no recordaba es que estaba ante una Comisión Nacional y él, es extranjero y ademas, imaginario. Así que se jodió.
Porque Lunarda lo metió de nuevo en la cajita con doble candado hasta quien sabe cuando.

2 comentarios:

  1. Vaya con Lunarda.
    Es de armas tomar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues... no precisamente de armas tomar. Mas bien es intolerante a la lactosa o mala leche.. Jejeje

    Besos, Toro.

    ResponderEliminar

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..