domingo, 23 de agosto de 2009

sopa de letras

votar

Días como soles helados.

Tardes arropadas de incertidumbres añejas,

todo sabe a llantos agudos.

Noches atoradas en precipicio de garganta seca y muda.

Y a pesar de sentirme aplastada por el obeso mundo,

nunca había dormido tan tranquilamente desnuda de miedos y tristezas.


El aire me sabe más puro y como agua fluye por mis manos,

peces y nubes nadan libres por mis dedos.

La Luna de infinito iluminada sin argollas se manifiesta,

una ventana se abre al cosmos para comer estrellas.

Quiero respirar con los ojos abiertos.


Solo pienso en ti y necesito dejar de hacerlo,

pero fracaso en el intento repetido de soltar mis manos de las tuyas.


Siempre despierto contigo en los labios de mis sueños,

con tu presencia ausente metida entre las sienes del alma y las arterias

de este amor enteramente nuestro, que no conocemos.

He confiado sin creer y pude ver sin mirar:

hay milagros que nacen fuertes de fe y nulos de religiones:

esto es amor.


Estando sin estar sigo aquí.

Y te hablo despacio,

con la voz llena de ilusiones y futuros invisibles,

pero tus oídos no me miran.

Solo tienes ojos para las voces hambrientas

que habitan tu universal ombligo.


Me enseñaste a entender mis presentes y eso es lo que vivo.

El ayer esta en la esquina sin retorno,

y no entiendo de futuros.

Camino descalza por las horas de días vivos y presentes.

Sigo aquí.

Aun cuando el mundo deje de existir o vuelva a empezar,

pienso en ti.


Safe Creative #0910024618313

0 voces:

Publicar un comentario

Ilumina. Grita. Canta. Muerde. Vacía tus palabras llenándolas de infinito..